Descubre El Hallazgo que promete desentrañar EL ORIGEN DE LA VIDA.

Por décadas se ha afirmado que la vida en la Tierra surgió a partir de una serie de reacciones químicas ocurridas en aguas primigenias. Aunque es una teoría ampliamente aceptada, hasta la fecha no ha sido posible replicar el proceso en ningún laboratorio moderno. Ahora bien, un reciente hallazgo científico promete desentrañar el debatido misterio del origen de la vida.

Diamidofosfato: la pieza que faltaba en el rompecabezas

Un grupo de científicos de la institución Scripps Research han demostrado que la pieza que faltaba en el rompecabezas del origen de la vida es un compuesto simple llamado Diamidofosfato (DAP). Al parecer, este elemento jugó un papel trascendental en unir los pequeños bloques de construcción del ADN en verdaderas hebras de ADN primordial.

Además, el equipo de químicos afirma que el DAP pudo estar presente en el planeta antes de que las formas de vida más pequeñas aparecieran. De ser así, existe una gran probabilidad de que el ADN y el ARN surgieran a partir de reacciones químicas similares y simultáneas. Ambos elementos conformarían las primeras moléculas capaces de replicarse y sentar las bases para el inicio de la vida.

ADN y ARN como agentes primigenios de la vida

El ADN y el ARN conforman la base genética de todo organismo vivo sobre el planeta Tierra. El ADN, o ácido desoxirribonucleico, contiene una base de datos llena de instrucciones e información hereditaria, mientras que el ARN (ácido ribonucleico), les permite a las células comprender y transmitir dicha información.

Inicialmente se creía que las primeras formas de vida capaces de replicarse estaban basadas únicamente en ARN, y que el ADN surgió más tarde en el proceso evolutivo. Debía ser así, puesto que el ARN presenta un diseño menos complejo y es indispensable para el desarrollo del ADN.

Sin embargo, existían serias dudas sobre este planteamiento porque las moléculas de ARN no tienen la capacidad innata de dividirse. Son buenas atrayendo a otros bloques de construcción de ARN individuales, pero a las nuevas hebras se les dificulta mucho separarse de ellos o, en otras palabras, replicarse.

Formas de vidas compuestas de ADN y ARN

Este problema se resolvería a partir de hebras que combinasen moléculas de ADN y ARN, facilitando así el proceso de replicación. Para ello, ambos elementos deberían haberse formado en condiciones similares en un mismo periodo de tiempo. Y es eso precisamente lo que el DAP pudo haber hecho: modificar los primeros bloques de ARN y ADN para que fueran capaces de replicarse.

Con el diamidofosfato presente en la escena, el caldo prebiótico reuniría todos los compuestos químicos necesarios para que las primeras formas de vida llegasen a existir. Este hallazgo supone un gran paso para comprender los procesos que dieron origen a moléculas capaces de replicarse sin necesitar la acción de enzimas.

Otras aplicaciones del DAP

Los integrantes del equipo de investigación aseguran que el DAP puede tener también importantes aplicaciones prácticas. Por ejemplo, facilitaría la síntesis artificial de ARN y ADN sin el uso de frágiles enzimas, con el consecuente aporte a los adelantos médicos en todo el mundo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Esta web utiliza cookies, puedes ver la políticade cookies aquí.    Más información
Privacidad